La reconstrucción histórica, como la frase implica, es traer a la vida el pasado, reviviendo algunos de sus aspectos para educar y al mismo tiempo entretener al público, para hacer más cercana la historia y despertar su interés en ella.

Es por ello que antes que realizar exposiciones de objetos depositados en urnas de cristal, al modo que uno podría encontrar en un museo, ACCUH intenta revivir el pasado mostrando como los soldados llevaban sus uniformes y equipo, como comían y que pertenencias  llevaban en sus bolsillos, permitiendo así mismo que el público pueda examinar las armas y vehículos con una inmediatez y cercanía imposible de conseguir en un museo.

Un estudio independiente realizado en 1999 mostró que el 72% del público en un evento de reconstrucción histórica consideraba que la educación e información era tan importante como el entretenimiento. El 68% así mismo pensaba que era realmente importante que la reconstrucción histórica fuera lo más precisa posible, antes que divertida pero no ajustada a la realidad del pasado. Sin embargo hay que tener en cuenta que una reconstrucción histórica nunca es 100% fiel a la realidad original. De hecho nunca lo podrá ser por mucho que se intenté aproximar al pasado. ACCUH intenta aproximarse con máxima fidelidad a ese pasado pero siempre consciente de que se parte de una realidad diferente a la que se pretende retratar. ACCUH retrata el pasado pero no es ese pasado, sino un presente muy consciente de serlo.

ACCUH no está vinculado ni comparte ningún partido, movimiento o ideología política. ACCUH no es responsable de los mensajes publicados por terceras personas en el foro público. Así mismo, solicitamos que nos comuniquen cualquier mensaje que pueda herir la sensibilidad de una persona, comunidad o religión, para efectuar el borrado inmediato de dicho mensaje.